Según la neurociencia, es posible medir la felicidad

Doce personas participaron en un experimento de nombre «Montaña Rusa Emocional», donde sus impulsores pretendían medir la felicidad de los sujetos. 

Concretamente, ha sido el coach Miquel Iglesias quien se ha decantado por llevar  a cabo este experimento. «Un viaje grupal a través de la mente y los sentidos, para experimentar al 100% las emociones y comenzar a vivir en el ahora».

El pasado año, el coach presentaba, junto a Natalia Urdinguio, la ‘fórmula del amor’, con la que, a través de la neurociencia, se establecían los parámetros para conseguir relaciones exitosas y duraderas.

Viendo el éxito de esta fórmula, Miquel ha dado un paso más, definiendo el algoritmo de la felicidad y, para aplicarlo y lograr que todo el mundo pueda acceder a él, ha creado Rusa Emocional, un viaje grupal a través de la mente y los sentidos, para experimentar al 100% las emociones y comenzar a vivir en el ahora y que busca conectar con la propia felicidad, porque, tal como asegura Miquel Iglesias «la felicidad es un derecho y no un lujo».

En palabras del coach, «la felicidad es un concepto que se expresa en nuestra mente, corazón y sexo como instantes de alegría, dicha y sentimiento de bienestar y pertenencia». Y asegura que «estos momentos son medibles, no solo por la experiencia o el tamaño de nuestra sonrisa o nuestro estado de ánimo, sino también, por cómo el cerebro activa ciertos neurotransmisores y sistemas de hormonas que afectan directamente a nuestro cuerpo, a nuestras sensaciones físicas, a nuestros pensamientos y holísticamente a cómo o qué sentimos».

Saber cómo estimular serotonina, oxitocina y dopamina de forma natural (sin medicación psiquiátrica, por ejemplo) nos convierte en dueños de nuestro destino.

Las sesiones de Montaña Rusa Emocional se celebran en Barcelona todos los sábados por la tarde, desde el 22 de septiembre. Y está previsto que se inicien, en breve, en Madrid y Valencia y, posteriormente, en otras ciudades españolas.